Osteoporosis en la menopausia
Salud mujerHormonas sexuales

Osteoporosis en la menopausia

Osteoporosis en la menopausia

Octubre 14, 2021

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis consiste en una pérdida de masa ósea que produce una disminución de la resistencia de nuestros huesos que conlleva un aumento en el riesgo de fracturas.

El tipo más habitual es el que afecta a las mujeres en la etapa de la postmenopausia; no obstante, puede producirse en otras etapas de la vida, afectar también a varones o producirse sin causa conocida.

Algunas patologías que pueden producir una osteoporosis secundaria son la deficiencia de estrógenos, hipertiroidismo o hiperparatiroidismo, uso crónico de glucocorticoides, algunos fármacos y la malabsorción intestinal secundaria a la enfermedad celíaca o enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras.

El diagnóstico se realiza mediante la densitometría (técnica similar a una radiografía que nos permite medir la masa ósea) en los huesos del antebrazo, columna o cadera.

La máxima densidad ósea adquirida durante la juventud es uno de los principales factores para el desarrollo de osteoporosis

Es en esta época, alrededor de los 25-30 años, cuando nuestros huesos presentan mayor densidad ósea y por tanto, mayor resistencia a las fracturas. Este pico depende de factores conocidos:

  • Carga genética: personas con historia familiar de osteoporosis tienen más riesgo de desarrollarla

  • Etnia: es más frecuente en personas caucásicas que en afroamericanas

  • Nivel de actividad física: es menos frecuente en personas que realizan actividad física regular, especialmente aquellas que implican saltos, ejercicios de impacto y carga de peso

  • Enfermedades durante la infancia: más frecuente en personas que sufrieron un retraso del crecimiento, malnutrición, enfermedades inflamatorias crónicas o uso habitual de glucocorticoides.

  • Cambios frecuentes de peso

  • Obesidad

  • Ingesta insuficiente de calcio y vitamina D

  • Tabaco

  • Alcohol

  • Mujeres que han tenido un alto número de gestaciones y periodos prolongados de lactancia.

La osteoporosis aparece durante la menopausia

Al llegar a la etapa adulta, nuestros huesos están sometidos de forma continua a un proceso de regeneración y destrucción permanente que permite que nuestra densidad ósea se mantenga equilibrada.

El déficit de estrógenos que caracteriza a la etapa de la menopausia, produce un aumento del remodelado óseo en el que prevalece la destrucción del hueso. Es por este desequilibro que el hueso va perdiendo paulatinamente densidad, predisponiendo a padecer fracturas (ya sea tras una caída o debido a debilidad como en el caso de los aplastamientos y acuñamientos vertebrales)

Por otra parte, en relación con el propio proceso de envejecimiento existen factores no modificables que afectan tanto a los hombres como a las mujeres y que predisponen a la pérdida de masa ósea: disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo entre otros procesos celulares vinculados al envejecimiento.

¿Qué puedo hacer para tratar de prevenir la aparición de osteoporosis?

Los cambios de hábitos de vida son la clave para que la mujer reduzca la pérdida de masa ósea que se asocia de manera natural a la edad y a la menopausia.

Dieta

Seguir una dieta con las cantidades óptimas de vitamina D y calcio, calorías y aporte proteico para evitar la malnutrición y la atrofia muscular.

Calcio: el aporte diario debería ser de 1200 mg aprox sin ser necesaria una suplementación extra para alcanzarla. No obstante, aquellas mujeres que tomen una cantidad insuficiente de calcio deberían tomar suplementos para asegurar esta ingesta mínima.

Como ejemplo, un yogur de aproximadamente 168 gr tiene 250 mg de calcio, 1 vaso de leche de 240 ml aporta 300 mg y un puñado de almendras (aprox. 24 g) aportan 60 mg.

Vitamina D: el aporte diario ideal es de 800 UI aunque hay que tener en cuenta que existen algunas condiciones que interfieren en su metabolismo (malabsorción o interacción con fármacos) que podrían hacer necesaria su suplementación.

Como ejemplo 85 g de salmón aportan 400-550 UI (más si es salvaje), dos sardinas en lata aportan 46 UI, 100 g de ternera o hígado aportan 46 UI y un huevo aporta 25 UI.

Proteínas y calorías: las recomendaciones actuales promueven una dieta normocalórica (1800-2200 Cal/día) y normoproteica (1-1.2 g/kg/día), siempre ajustadas al nivel de actividad y composición corporal de cada persona.

Ejercicio

Se ha demostrado que realizar ejercicio de forma regular durante al menos 30 minutos 3 veces en semana reduce el riesgo de fracturas de cadera en mujeres con osteoporosis.

Los beneficios de la actividad física son indiscutibles en cualquier etapa de la vida para aumentar la densidad ósea y la masa muscular, reducir la masa grasa y controlar el peso. Además, ayuda a aumentar la coordinación y el equilibrio reduciendo el riesgo de caídas y de fracturas.

El tipo de ejercicio es importante y se deberían incluir actividades de resistencia (senderismo, marcha, jogging, carrera) así como saltos y ejercicios de fuerza con cargas progresivas (donde se trabaje con autocargas, peso externos, etc).

No está demostrado que ejercicios de alta intensidad sean mejores que ejercicios de baja intensidad (ejemplo, correr vs caminar). Por tanto, lo que se busca es una intensidad bien tolerada a largo plazo y que se integre en tu estilo de vida para mejorar los sistemas cardiovascular y musculoesquelético.

Tabaco

Se ha demostrado que fumar altera el metabolismo de los estrógenos y que reduce entre un 5-10% la densidad ósea: es fundamental el cese del hábito tabáquico para disminuir el riesgo de osteoporosis (entre muchas otras enfermedades).

¿Y si necesito algo más?

Existen casos concretos donde a pesar de hacer todo lo que está en nuestra mano por evitar la osteoporosis, el alto riesgo de fractura hace que algunas mujeres se beneficien de un tratamiento farmacológico. Éste debe ser detenidamente evaluado y prescrito por un profesional sanitario especializado.

Los fármacos más conocidos son los bifosfonatos (ej: alendronato), aunque existen otras opciones farmacológicas para casos concretos como el ácido zoledrónico, el denosumab, la terapia hormonal (teriparatide) o la terapia antiresortiva (raloxifeno), todas ellas para situaciones médicas concretas.

Autora: Nuria Valdeolivas . Doctora de Melio, especialista en medicina interna.

Referencias bibliográficas

Clinical manifestations and diagnosis of menopause. Author:Robert F Casper, MDSection Editors:Robert L Barbieri, MDWilliam F Crowley, Jr, MDDeputy Editor:Kathryn A Martin, MD

Pathogenesis of osteoporosis. Author:Stavros C Manolagas, MD, PhDSection Editor:Clifford J Rosen, MDDeputy Editor:Jean E Mulder, MD

Epidemiology and etiology of premenopausal osteoporosis. Authors:Carolyn B Becker, MDAdi Cohen, MD, MHSSection Editor:Clifford J Rosen, MDDeputy Editor:Jean E Mulder, MD

Calcium and vitamin D supplementation in osteoporosis. Author:Harold N Rosen, MDSection Editors:Clifford J Rosen, MDKenneth E Schmader, MDDeputy Editor:Jean E Mulder, MD

Productos relacionados

Artículos relacionados