Helicobacter pylori, una bacteria muy relacionada con nuestra salud
Salud digestivaNutrición

Helicobacter pylori, una bacteria muy relacionada con nuestra salud

Helicobacter pylori, una bacteria muy relacionada con nuestra salud

Octubre 26, 2021

Helicobacter pylori (H. pylori) es una bacteria Gram negativa con forma de espiral. Esta bacteria tiene la capacidad de sobrevivir y proliferar en el interior de nuestro estómago, un lugar con un pH extremadamente ácido.

La infección por Helicobacter pylori es una de las infecciones crónicas más frecuentes en el ser humano. Se estima que aproximadamente el 50% de la población mundial sufrirá una infección por esta bacteria en algún momento de su vida y su prevalencia en la población aumenta con la edad. Habitualmente la infección por esta bacteria es asintomática o los síntomas y alteraciones pasan desapercibidos, pero cuando los hay los más frecuentes son:

  • Dispepsia: es una sensación de dolor, ardor o malestar en el abdomen superior.

  • Distensión abdominal.

  • Falta de apetito.

  • Náuseas y vómitos.

  • Mal aliento

  • Presencia de melenas (heces oscuras y pegajosas debido a su contenido en sangre)

Además de generar inflamación en la pared gástrica y duodenal, también puede provocar alteraciones más graves como úlceras y aumentar el riesgo de padecer enfermedades malignas como cáncer gástrico o linfomas tipo MALT.

El mecanismo exacto de transmisión de H. pylori no está totalmente claro todavía, pero las vías de contagio más probables son el contacto boca a boca y el consumo de agua o alimentos contaminados, especialmente durante la infancia.

¿Cómo causa el H. pylori una úlcera gástrica?

El interior del estómago tiene un pH ácido menor de 4 que permite la correcta digestión de los alimentos. Para evitar que este pH tan ácido dañe nuestros tejidos, el interior del estómago y del duodeno presentan una capa de mucosa que los protege.

Cuando H. pylori prolifera en el estómago de un individuo en ocasiones debilita la mucosa que protege el tracto gastrointestinal y aumenta la secreción de ácidos. Una vez que la capa de mucosa queda dañada, los fuertes ácidos gastrointestinales pueden actuar sobre la pared del estómago o del duodeno causando úlceras pépticas.

El descubrimiento de H. pylori supuso un avance en el tratamiento y diagnóstico de las úlceras

En el año 2005 los investigadores australianos Robin Warren y Barry Marshall recibieron el Nobel de Medicina y Fisiología por relacionar que en numerosas ocasiones la gastritis y las úlceras pépticas son el resultado de la infección por H. pylori.

Hasta hace relativamente poco, menos de 40 años, se creía que las úlceras y la inflamación de la pared gástrica eran únicamente el resultado de una situación de estrés o del consumo durante largos periodos de tiempo de algunos medicamentos como el ibuprofeno o la aspirina. Sin embargo estos científicos, Warren y Marshall, comprobaron que en numerosas ocasiones estas dolencias estaban causadas por la presencia de la bacteria que más tarde llamarían Helicobacter pylori, y que por tanto eliminar la presencia de esta bacteria mejoraría la lesión gastrointestinal del paciente. A partir de este momento el tratamiento se centró en administrar antibióticos para eliminar las bacterias junto con fármacos como el omeprazol que disminuyen la producción de ácido clorhídrico y así minimizar las lesiones.

¿Omeoprazol para tratar la acidez?

El omeprazol y los medicamentos de su grupo (inhibidores de la bomba de protones), son los medicamentos más consumidos en España: en 2019 se dispensaron 65.513 envases por el SNS. Sin embargo, estos medicamentos también son de los que más mal uso se hacen y de los que más se consumen sin prescripción médica. Muchas personas acuden al omeprazol de manera puntual, pero frecuente, tras una comida pesada o cualquier otro motivo que les haya causado ardor o acidez estomacal. Esto no se debe hacer por varios motivos, en primer lugar es ineficaz, ya que estos medicamentos no tienen un efecto inmediato, sino que se necesita un tratamiento continuado para obtener todos los beneficios del fármaco. Para tratar la acidez en momentos puntuales es mejor recurrir a antiácidos como el almagato (e.g. Almax) o el bicarbonato de sodio (e.g. Alka-seltzer). En segundo lugar, el uso continuado de este medicamento sin supervisión médica puede tener efectos secundarios cómo un déficit de vitamina B12 o mayor riesgo de tener infecciones bacterianas o Síndrome de Sobrecrecimiento Bacteriano.

Si sufrimos acidez gástrica de manera frecuente, lo más adecuado sería detectar primero el origen de esta acidez para así tratar la causa subyacente, que en muchos casos, es una infección por Helicobacter pylori.

¿La infección por H. pylori está relacionada con el cáncer gástrico?

La inflamación de la pared gástrica y duodenal crónica producida por la infección por la bacteria Helicobacter pylori es en la mayoría de los casos asintomática, pero en algunas ocasiones aparecen complicaciones como las gastritis o duodenitis erosivas y las úlceras pépticas.

El daño y la inflamación que produce en el estómago la infección por H.pylori durante largos periodos de tiempo genera cambios precancerosos en el revestimiento interno del estómago. Es por este motivo que la infección por esta bacteria se ha asociado a un aumento del riesgo de padecer enfermedades malignas como el cáncer gástrico o linfomas tipo MALT.

En 1994 la Organización Mundial de la Salud clasificó a H. pylori como un agente cancerígeno de tipo 1, tras demostrar su asociación con el carcinoma gástrico.

El mal aliento también puede estar relacionado con H. pylori

La halitosis o mal aliento es un problema común en la población. Este problema está causado principalmente por una mala higiene bucal, la presencia de caries, lesiones endodónticas y periodontales. Independientemente de la causa, cuando las bacterias que se acumulan en la cavidad bucal consumen los restos de alimentos que se acumulan en la boca y liberan gases ricos en azufre como el sulfuro de hidrógeno, sulfuro de dimetilo y metil mercapto que son los responsables del mal olor.

Algunos expertos han comprobado que la presencia de H.pylori en la cavidad bucal está relacionada con la enfermedad periodontal. La formación de bolsas periodontales y la inflamación de la zona aumenta la capacidad de formación de compuestos volátiles de azufre.

Además la halitosis causada por H. pylori también puede tener un origen gastrointestinal. La proliferación de esta bacteria en el epitelio gastrointestinal aumenta la producción de compuestos volátiles de azufre como el sulfuro de hidrógeno que difunden a través del tracto digestivo, llega a la sangre y después es transportado a los pulmones para posteriormente ser liberado en el aire que se exhala, dando lugar a al mal olor.

Referencias

  • ¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de estómago? Cancer.org https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-estomago/causas-riesgos-prevencion/factores-de-riesgo.html (2015).

  • Bosch, Á. Acidez gástrica. Offarm 25, 46–51 (2006).

  • The EUROGAST Study Group (1993). An international association between Helicobacter pylori infection and gastric cancer. , 341(8857), 1359–1363. doi:10.1016/0140-6736(93)90938-d

  • Suzuki, N. et al. Detection of Helicobacter pylori DNA in the saliva of patients complaining of halitosis. Journal of Medical Microbiology 57, 1553–1559 (2008).

  • M, P. J. & P, G. J. Helicobacter pylori: su descubrimiento e importancia en la medicina. Revista Española de Enfermedades Digestivas 98, 770–785 (2021).

  • ‌Ierardi, E. Digestive Diseases and Sciences 43, 2733–2737 (1998).

  • Dou, W. et al. Halitosis and helicobacter pylori infection. Medicine 95, e4223 (2016).

Productos relacionados

Perfil plus

Perfil plus

Nuestro perfil más completo que cubre todas las áreas de salud y orientado a la prevención de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Comprar 100 €